Con la crisis del COVID – 19 muchas de las acciones en igualdad con las que se estaban trabajando tuvieron que ser pausadas y toda la atención se centró en la de proteger a las personas y mantenerse alejados de los posibles contagios que se presentaran.

Luego de superada una gran parte de esta crisis los organismos tanto oficiales como privados han logrado, nuevamente reactivar sus políticas e iniciar nuevamente con el trabajo realizado sobre igualdad salarial. Para mantener el buen camino que se llevaba; desde el gobierno se han planteado la generación de la “auditoría de igualdad” sobre los planes de igualdad que las diferentes empresas hayan generado.

La recomendación será la de realizar las auditorías de igualdad sobre las tablas salariales, en las empresas de más de 50 trabajadores en un plazo de un año luego de implantado el plan de igualdad.

Políticas para la igualdad retributiva 

El gobierno ya tiene preparado un borrador del Real decreto que regula la igualdad retributiva entre hombres y mujeres, que deberá ser aplicado a todas las organizaciones.

Este documento obliga a la creación de registros retributivos, y a la generación de una auditoría de igualdad en dichos registros para verificar que los planes de igualdad implantados por las compañías estén cumpliendo con lo pactado y evitando la discriminación por género. 

No todas las empresas están obligadas a implantar un plan de igualdad, solamente aquellas que tienen más de 50 trabajadores. Por ello, para aquellas que no cumplan con esta condición podrán realizar un registro retributivo simplificado

Auditorías externas de igualdad 

Para aquellas empresas que tengan su plan de igualdad implantado, con más de 50 trabajadores y más de un año de su implantación;  se verán obligadas a realizar auditorías retributivas externas basadas en las indicaciones del Instituto de la mujer y para la igualdad de oportunidades.

Pero previamente a las auditorías externas la empresa debe haber realizado un trabajo de auditoría de igualdad interna que le permita saber si está cumpliendo con los requisitos y con todo lo planteado dentro del plan de igualdad. 

Debe revisar los registros salariales, compuestos por todos los registros de los empleados clasificados por sexo y puesto dentro de la compañía, y verificar si se inclumple en cualquier parte la igualdad por género salarial.

Para la auditoría externa se dispondrá de la guía técnica para la revisión de los registros retributivos y de las reglas de validación de los mismos.  

Las empresas con más de 50 trabajadores tendrán que contratar auditorías externas cada tres años para la igualdad salarial

La auditoría de igualdad tendrá a su disposición la información y los resultados serán puestos a conocimiento de la inspección de trabajo y seguridad social y de los sindicatos.  

¿Qué incluye la auditoría de igualdad?

Dentro de esta auditoría de igualdad se debe realizar un diagnóstico de las condiciones de igualdad de la empresa y de la situación tanto retributiva como de promoción para hombres y mujeres.

Realizar una valoración de los puesto de trabajo, y certificar que no existan barreras de acceso dentro de los grupos profesionales a ciertos cargos, manifestando la ausencia de discriminación por género. 

Se validará la conciliación y la discrecionalidad en la toma de decisiones para la promoción de trabajadores dentro de la compañía. 

 La auditoría de igualdad se enfoca en los factores más importantes que puedan desencadenar desigualdades dentro de la empresa, así como en posibles deficiencias en las medidas de conciliación que fueran implantadas dentro del plan de igualdad.  

También revisará si los trabajadores encuentran dificultades en la promoción profesional derivada de factores como la movilidad o exigencias de disponibilidad horaria no justificada. 

¿Quienes tienen accesos a los registros retributivos?

El decreto real creado habilita el acceso a todos los trabajadores sobre los registros retributivos; se debe realizar la solicitud por medio de sus representantes legales.

Si la empresa no cuenta con representación sindical, los propios empleados podrán hacer la solicitud al registro retributivo regulado. 

Al encontrarse alguna diferencia retributiva, luego de la auditoría de igualdad, se informará a los empleados afectados y se tomarán las acciones administrativas necesarias para suplir dichos inconvenientes.