Con la crisis del COVID-19 muchas organizaciones están pensando en como continuar con sus actividades de manera organizada y con el menor número de inconvenientes para su organización y para sus trabajadores, una vez superada esta eventualidad.

Las normas ISO definen y presentan una norma que permite concretar el plan de continuidad y de contingencia para que las empresas definan los temas mas relevantes de sus actividades para la puesta en marcha una vez superados los incidentes de cualquier índole.

La Norma ISO 22301 Continuidad del Negocio, presenta los pasos y pautas a seguir para determinar el mejor plan de contingencia dentro de cualquier empresa y así, poner en marcha toda su actividad productiva luego de superar cualquier incidente como lo es el Coronavirus en la actualidad.

¿Cuál es el objetivo de un plan de continuidad?

Este plan tiene como objetivo principal preservar los activos primordiales de la empresa. Es decir, las personas en primer lugar, la información, la capacidad de la empresa de hacer negocios, su imagen y su reputación en el mercado.

Se realiza un plan de contingencia ante cualquier eventualidad para minimizar el impacto en las actividades del negocio y facilitar así, la recuperación después de la crisis.

También, es una forma de garantizar que la compañía logrará su recuperación ante desastres como incendios, terremotos, inundaciones o pandemias; como sucede en la actualidad.

Este plan forma parte de la actitud preventiva de cualquier organización y es fundamental en la mitigación de cualquier impacto que puede provocar la interrupción de las actividades económicas de la empresa.

¿Qué se evalúa para el plan de continuidad?

Dentro de la elaboración del plan de contingencia se deben evaluar todos los aspectos relevantes de la organización y de los que esta requiere para el desarrollo normal de sus actividades.

Dentro de los aspectos mas relevantes se encuentran: los centros de trabajo, las personas, la tecnología que se posee dentro de la empresa, los proveedores, las materias primas, el transporte y la capacidad de administración.

Se debe evaluar cada aspecto y valorar su impacto en la paralización de cada proceso productivo de la empresa y su posibilidad de reactivación de manera controlada, una vez superado el incidente.

plan de continuidad

Una vez se contemple su estado dentro del proceso se podrá realizar un plan que permita la generación de acciones y la capacidad de reducir el impacto dentro de la operativa de la compañía.

De esta manera, se podrá mantener en estado critico la operatividad, pero se tendrá un plan de retorno a la normalidad en el menor tiempo posible y con los más bajos costos para la organización.

 La Norma ISO 22301 Continuidad de Negocio

Esta norma define una serie de procedimientos documentados que conducen a las organizaciones a responder, recuperar, reanudar y restaurar el nivel de operación predefinido después de una interrupción.

La norma ISO 22301 es una buena herramienta para implementar y gestionar un Plan de Continuidad. Para más información sobre esta norma no dudes en contactarnos. 

Click AQUI

El Plan de Continuidad se enfoca en asegurar la continuidad del negocio ante un incidente inesperado. En este caso, el plan de Continuidad se pondría en marcha si no se permite continuar con la operación habitual de la compañía por causas del Coronavirus.

Este plan intenta no detener la productividad de la empresa, e intentar que la situación nos afecte en la menor medida posible.

El Plan de Continuidad es un plan de planes y debe incluir entre otros un plan de contingencia.  Un Plan de Contingencia tiene como objetivo anticiparse a posibles situaciones de riesgos, de manera que, si estas llegan a producirse el impacto negativo sea el menor posible.

Puntos básicos para el Plan de continuidad

Cada organización tendrá la libertad de realizar su plan de continuidad de manera muy diversa, utilizando sus herramientas y medios para completar lo que se requiere y poder así, generar un plan concreto y de gran ayuda para la organización. No obstante, se deben establecer principios básicos para cumplir con la normativa y que son imprescindibles para la norma ISO 22301. 

A continuación, se listan los 7 puntos básicos para el Plan de continuidad del negocio

  • Protocolo Inicial
  • Plan de Contingencia
  • Restablecimiento del servicio
  • Planes de Comunicación
  • Planes de Recuperación
  • Extensión de los Planes de Recuperación
  • Plan de Normalización

Finalmente, el plan de continuidad tiene un doble enfoque: preventivo y reactivo.

Permite definir las posibles acciones que pueden tomarse en el momento de un siniestro, accidente o eventualidad dentro de la empresa, territorio o del mundo y permiten a la organización evaluar cada área de negocio y aportar una visión estratégica y panorámica de la situación en general.

Más información: